El Poder de la Sanación:

El Silencio y la Espada de la Verdad

Este año, el ashram contrató a un grupo adicional de trabajadores para brindar apoyo en varios proyectos con duración de corto plazo. Durante este período, Roberto, uno de los trabajadores de corto plazo, embarcó en un viaje inesperado de sanación y transformación, trabajando de manera intensiva y profunda con Marjiva, una yogini y miembro avanzada en el ashram.


Procesando toda su vida de luchas internas, a través de las enseñanzas de Sat Yoga, la meditación y las sesiones individuales de sanación, se transformó milagrosamente en una alegría renovada para la vida, expresada en forma de poesía, así como también se restauró su conexión con Dios.


Este blog incluye un artículo escrito por Marjiva, una entrevista de video con Roberto y su expresión poética.

Don Roberto (centro) con compañeros trabajadores y su hermano Donald (derecha).

La Obra de la Sanacion en el Ashram de Sat Yoga


A los pocos días de Roberto haber llegado, su hermano Donald, me preguntó si podía ayudarle a Roberto con clases de meditación ya que no se sentía bien, y Donald pensó que Roberto se beneficiaría enormemente de esta práctica. Donald comenzó a meditar poco después de haber llegado al ashram hace algunos años y las dolencias que había padecido ya habían desaparecido.



En nuestra primera sesión, Roberto enumeró una serie de condiciones: severos dolores de cabeza, mareos, palpitaciones cardíacas aceleradas, insomnio, fatiga y alergias. Se sentía descorazonado, y en ocasiones pensó que estaba al borde de una crisis emocional con su vida personal en disorden.


Roberto asmió la práctica de la meditación con mucha naturalidad. Inmediatamente recordó que había estado meditando desde que era adolescente, en un momento en que le dieron la Biblia para que la leyera y él se retiraba para estar solo y contactar a Dios.


Para subtítulos, por favor haga click en el botón CC en el video y seleccione Español.


Desde aquellos primeros años, varios grupos cristianos invitaron a Roberto a que se uniera a su grupo, pero al no percibir una conexión auténtica con Dios a través de sus interpretaciones y prácticas, rehusó la invitación, sintiéndose solo y no comprendido espiritualmente. Roberto mostró una habilidad natural para interpretar la Biblia de forma esotérica. Inmediatamente tuvo la imperiencia (vivencia interna) de las enseñanzas de la no dualidad de Sat Yoga, y entendió el rol de la meditación para poder alcanzar niveles más altos de conciencia. Habiéndose sanado a sí mismo a través del poder de la oración en ocasiones anteriores, tenía la seguridad de que tenemos el potencial para la auto sanación dentro de cada uno de nosotros.


A través de contemplar a Dios silenciosamente, pidió ayuda y orientación para obtener dominio sobre su mente y recuperar su salud física.


Durante un período de seis semanas, incorporamos la meditación con sesiones atmanológicas y enseñanzas básicas de Sat Yoga para ayudar a contextualizar sus imperiencias. Valiente, con discernimiento, astuto, y con el corazón abierto, Roberto derrumbó el censor interno para integrar traumas reprimidos en el subconsciente, los miedos, la vergüenza y la culpa que arrastraba inconscientemente. Se encontró con fragmentos cínicos, dudando del poder de la meditación para curarse, pero rápidamente los transformó en la sabiduría de cómo deconstruir el ego y su tenaz resistencia a dejar de lado el sufrimiento y la enfermedad.


En la primera semana de trabajo interno, los síntomas físicos de Roberto comenzaron a disminuir y desaparecer. Estaba decidido a dejar de tomar las pastillas que le habían recetado. Estos productos farmacéuticos le causaron graves efectos secundarios, como pérdida de visión y fatiga. La meditación y las sesiones se convirtieron en su medicina. Fortalecido por los rápidos resultados de su sanación, profundizó su búsqueda para descubrir los bloqueos psicológicos que le impedían recuperarse por completo. En el camino, salieron a la luz graves heridas en la infancia que fueron sublimadas. Los pensamientos negativos desaparecieron y sus relaciones se sanaron cuando se restableció su integridad psíquica y espiritual.


Roberto había anhelado vivir en paz interior y exterior toda su vida. Había orado para que Dios le devolviera su fe y se reestableciera la paz. El Señor misericordioso escuchó la sincera llamada de Roberto y la contestó durante su tiempo en el Sat Yoga Ashram. Roberto constató que el campo energético en el ashram era clave para su sanación, junto con su trabajo individual en atmanología y con la meditación.


La naturaleza prístina de los alrededores del ashram era para él paradisíaca. Su gratitud iba más allá de las palabras por todo lo que había recibido aquí. Su frágil vida emocional, y su mala salud física se habían curado más allá de lo que jamás hubiera podido imaginar, en muy poco tiempo. Pero sobre todo, había retornado a Dios.


Liberado de las limitaciones psíquicas y espirituales, sus muchos talentos también comenzaron a emerger. Aprendió rápidamente y sobresalió en el trabajo de jardinería. Sus habilidades en mecánica y electricidad fueron aplicadas con confianza. Se sentía listo para regresar a casa y reanudar sus funciones como esposo, padre y cabeza de la familia.


De vuelta en su casa en Guapiles, nos comunicó que está "volando alto". Su primer proyecto fue construir un jardín de flores para su esposa en el patio trasero de su casa, y repite de nuevo su agradecimiento.


Ahora está convencido, después de años de negación, de que los santos pueden andar por el mundo mientras están vivos, y que el Poder de Dios actúa a través de ellos de manera misteriosa, mucho más real de lo que cualquier realidad física puede mostrar. Servir a Dios es ahora la aspiración de Roberto.



Poesía de Roberto

No soy poeta ni sé escribir poesía mas si me gusta que mi lectura tenga un ritmo de alegría.


Solo y agobiado siento que no tengo a nadie,

Mi Dios se ha alejado es mi sentir.

Alguna ves medité en mi pasado

Descubrí que fui yo quien se alejo de Ti.

Nunca renegué del Creador peros sí de todo a mi alrededor.

Han pasado más de veinte años

Y le pido al Señor que me ayude a ver la luz,

A descubrir el sentido de vivir.

De repente estoy aquí en este jugar paradisiaco y

Entendí el poder de la meditación

Y entonces descubrí mi salvación.


Reencuentro con mi Dios,

Mi espíritu se conectó con el cuerpo y todo mi ser

Se iluminó, mi cara resplandecía, mi tex se iluminó

Así lo dijeran mis compañeros y la gente que me vio.

Las demás lecciones mi cuerpo no aceptaba el cambio,

Pero mi mente estaba dispuesta.

Al encontrar el centro ha sido difícil

Los temores me arrastraran a un abismo una y otra vez.

Con cada lección procedida de una meditación

Voy logrando el objetivo.

Liberar mi mente, mi cuerpo y elevar mi espíritu.

Purificar mi alma.


Hoy es un nuevo amanecer

Mi mente está serena

La paz inunda todo mi ser.

Encontré el paraíso que

Alguna vez soñé.

Volé muy lejos y sin saber

Mi cuerpo y mi espíritu ahora

Son uno solo, he descubierto la iluminación.

Dios está con migo, no es una imaginación.

Mi mente está abierta, mis sentidos

Atento para la acción.


Gracias a mi gran señora

Por la gran ayuda y descubrir

El gran poder que habita en mí.

Soy una nueva persona

Veo el mundo a mis pies

Y ya con las alas abiertas

Para unirme a Él

Como uno solo como de ser.

La paz y la tranquilidad inunda todo

Mi ser.

logo_yellow&white_red backround.jpg